Contáctenos

+1.4804293700

Divorcio

+1.4804293700

Sylvina@CottoLaw.com

6991 E. Camelback Rd., Suite C230

En Arizona los divorcios son “sin culpa”. Es decir, para conseguir un divorcio no es necesario probar que uno de los cónyuges haya hecho algo malo. El único criterio para la disolución del matrimonio es que el matrimonio este “irremediablemente roto”.

En Arizona la propiedad matrimonial es conforme al régimen de sociedad conyugal. Todas las ganancias obtenidas durante el matrimonio, indistintamente por cualquiera de los cónyuges y sin importar a nombre de quien estén, pasan a formar parte de la sociedad conyugal. Las leyes referentes al régimen de sociedad conyugal exigen que en el momento de la disolución los bienes se dividan equitativamente, lo que suele significar que a cada uno de los cónyuges le corresponderá la mitad de los bienes.

Los bienes raíces y personales que cada cónyuge poseyera antes del matrimonio o que fueran obtenidos durante el mismo en calidad de regalo o herencia no constituyen bienes gananciales, es decir, no forman parte de la sociedad conyugal, sino que son bienes independientes que pertenecen a quien los heredó.

Es posible que uno de los cónyuges tenga derecho a una pensión conyugal si se dan los supuestos que las leyes estipulan. Si las partes tienen hijos menores de edad, el Tribunal adjudicará la custodia de los mismos, así como el tiempo que cada uno de los padres pasará con los hijos y la pensión alimenticia.

Los casos de divorcio pueden ser complejos, sobre todo si hay hijos de por medio. Es importante que usted conozca sus derechos. Nuestro bufete cuenta con los conocimientos y la experiencia para ayudarlo a usted a entender y pasar por el proceso, llegar a una resolución justa, o pelear por usted en el juzgado si llega a ser necesario.

Cotto Law Firm P.C.